fbpx
La ira es una emoción frecuente y normal.
Acuérdate de esto: es normal sentir ira. Muy normal.

Pero pese a ser normal, también es muy incómoda. Desde luego que lo es. Y también es muy difícil de manejar y controlar.

Una de las razones por la que no eres capaz de controlarla parte de que probablemente no te paras a escuchar ni sentir tus reacciones a cada una de las cosas, situaciones y personas que pasan en tu vida y por tanto no conoces esta parte de ti. No conoces tu potencialidad para parar y pensar antes de actuar.

Algunas de las estrategias para controlar tu ira son las siguientes:
  • Para.

Presta atención a tus reacciones físicas a las situaciones que te incomodan. En ese momento siente tu acaloramiento en la cara, tu tensión muscular, tus palpitaciones, etc. Haz un recorrido sensorial en el momento en el que te estés sintiendo así. Conseguirás tiempo para no reaccionar al momento.

  • No hables en ese momento.

Pide tiempo antes de responder o aléjate de la situación. Cualquier cosa que digas en ese momento se volverá en tu contra.

  • No señales ni culpes.

Apela a tus sentimientos en cada momento de tensión y no eches la culpa al otro de cómo estás. Habla solo de ti.

Estas pautas son fundamentales para parar en el momento, pero también te servirán otras más generales para sentirte bien y por lo tanto bajar los niveles de irritabilidad.

  • Ejercicio físico habitual

  • Haz ejercicios de respiración o relajación

  • Practica yoga

  • Enfoca tu vida a una filosofía positiva y libre de rumiaciones.

Si quieres saber más sobre cómo controlar tu impulsividad o tus niveles de ira puedes contactarme o reservar una cita en el calendario.

Espero poder ayudarte.

Add Your Comment