La culpa es una emoción que puede ser positiva, porque te lleva a mejorar. O muy negativa porque te lleva a considerarte muy poca cosa o merecedor y merecedora de castigo. A veces la emoción de la culpa es tan intensa que parece imposible superarla. Pero sí, se puede superar.

¿Alguna vez has pensado que te merecías que te trataran así? ¿Alguna vez pensaste que estabas empeorando la situación? ¿Creíste que le estabas haciendo daño a otra persona y te sentías fatal?

Si respondiste: “sí” a alguna de estas preguntas significa que la culpa está presente y no porque esté presente tiene que decir la verdad. Ni muchísimo menos. No te creas a la culpa siempre que viene. Porque si una cosa tenemos los seres humanos en occidente es que nos machacamos sobremanera. Y digo en Occidente, porque al Dalai Lama, no se le ocurre hacerlo y tampoco entiende que pueda pasar. En el episodio de cuento más sobre esto.

Si quieres entender un poquito más cómo surge la emoción de la culpa y como puedes superarla, dale al play.

Dentro audio:

También puedes escuchar aquí:

Ir a descargar

¿Te ha gustado el episodio? Cuéntame en comentarios o envíame un email a info@carlotaserrapio.com y cuéntame tus impresiones. Me encantará leerte y ayudarte en lo que pueda y necesites.

Si quieres completar el episodio de hoy te recomiendo:

Cómo salir del bloqueo emocional (podcast cap. 56)

Cómo decir “NO” (Podcast cap. 57)

Podcast cap. 47 La rumiación

Podcast cap. 42 Complacer es tu excusa para seguir igual

Y si quieres profundizar un poquito más y que te ayude personalmente a superar tu sentimiento de culpa, puedes reservar tu sesión online gratuita conmigo para que pueda valorar tu caso y que ambas o ambos consideremos si podemos trabajar juntos.

Puedes hacerlo aquí: SESIÓN GRATUITA

Y por supuesto, si tienes Instagram, sígueme por ahí que cada día te traigo contenido nuevo que te ayuda a gestionar tus emociones de una forma eficaz. Entre ellas, el sentimiento de culpa. Mi cuenta de Instagram es esta: @carlotaserrapio

Nos escuchamos pronto,

Un abrazo,

Carlota.

Add Your Comment